Richard Buchanan y epistemología sobre el diseño

Read Time:5 Minute, 0 Second
Richard Buchanan y epistemología sobre el diseño en el punto de mira de la investigación

 

Imagen: Exposición en ISEM Business School. Fuente: Colección López-Trabado

 

Richard Buchanan es un reconocido teórico estadounidense. A lo largo de su carrera profesional como profesor y crítico del diseño, se preocupó por ampliar los límites de la reflexión disciplinar acercándola a nuevas áreas del conocimiento —de la teoría y la práctica, de la escritura y la enseñanza— y por desarrollar una metodología específica para el diseño de interacción.

Es profesor en las áreas de diseño, administración e innovación en la Escuela de Administración Weatherhead de la Universidad de Case Western Reserve, y en el Colegio de Diseño e Innovación de la Universidad de Tongji, Shanghái. Es editor de Design Issues, la revista científica publicada por MIT Press.

 

Ofrecemos un comentario sobre el texto de Buchanan DESIGN ISSUES MIT PRESS, 1992, a partir de la  traducción de Marta Almeida y Paola Marino en la Revista If del Centro Nacional de Diseño de Buenos Aires (Argentina), nº 11 de 2016.

 

La Revista If y la importancia del diseño urgente agradece  la gentileza del Dr. Richard Buchanan y MIT Press, por dar la posibilidad de ofrecer el ensayo “Wicked Problems in Design Thinking” traducido al español. La versión original del escrito fue publicada en Design Issues: A Journal of History, Theory, Criticism, vol. 8, nro. 2, 1992, pp. 5-21. La revisión del texto para la edición de IF estuvo a cargo de Gonzalo Mingorance.

El primer congreso universitario dedicado a la investigación del diseño celebrado en Francia fue el Colloque Recherches
sur le Design: incitaciones, implicaciones, interacciones, realizado en la Université de Technologie de Compiègne, en octubre de 1990. Este ensayo es una adaptación del escrito presentado allí.

Este texto, un clásico del pensamiento, explica las circunstancias históricas que llevaron al diseño a subsumirse a teorías que lo escindieron de su propia naturaleza. En el, Richard Buchanan plantea una epistemología urgente —sobre la genealogía de John Dewey, Herbert Simon y Horst Rittel— que coloca al diseño como una «genuina ciencia de lo artificial» (Buchanan, 2016, p. 54).

El diseño y las artes liberales

Sostener que el diseño es un arte liberal podría ser una afirmación fuera de lo común, en especial, porque muchas personas suelen identificar las artes liberales con las “artes y ciencias” tradicionales que se enseñan en las escuelas y universidades. Sin embargo, las artes liberales han conducido una transformación decisiva en la cultura del siglo XX y el diseño es uno de los ámbitos del conocimiento en el que esta transformación es más evidente.

Richard Buchanan y epistemología sobre el diseño

Para entender el cambio que se puso en marcha, es importante advertir que lo que consideramos hoy como artes liberales es el resultado de un proceso histórico. Las artes liberales se originaron en el Renacimiento y fueron configurándose de manera paulatina en un lapso que culminó en el siglo XIX, cuando se consolidaron como un saber enciclopédico en la educación de las bellas artes, la literatura, la historia, las ciencias naturales y las matemáticas, la filosofía y las ciencias sociales, que recién aparecían. Este ciclo del conocimiento se dividió en contenidos particulares, cada uno con su método o conjunto de métodos adecuados para su abordaje. Durante el esplendor de las artes liberales, estos saberes aportaron a la comprensión integral de la experiencia humana y al conocimiento disponible hasta entonces.

 

Colección López-Trabado

Imagen: Exposición en ISEM Business School. Fuente: Colección López- Trabado

 

A pesar de sus aportes, a fines del siglo XIX, estos saberes se ajustaron a métodos cada vez más refinados y se incorporaron nuevos contenidos acordes a los avances del momento. Como consecuencia, el ciclo del conocimiento se fue dividiendo y subdividiendo hasta convertirse en una amalgama de especializaciones.
En la actualidad, estos conocimientos todavía aluden a las artes liberales en su estadio más antiguo, sin embargo surgen como estudios especializados que amplían la comprensión de una variedad de situaciones y sentidos cada vez más complejos. Aunque estos saberes contribuyeron al avance del conocimiento, también lo hicieron a su fragmentación» (Buchanan, 2016, p. 55).

 

El arte liberal arraigado en el pensamiento de diseño se desplaza hacia la modalidad de la imposibilidad (Buchanan, 2016, p. 67).

 

Esto daría lugar, por ejemplo, a la imposibilidad de límites rígidos entre el diseño industrial, la ingeniería y el marketing. Esta idea también apunta a otra imposibilidad: la de valernos de cualquiera de las ciencias (naturales, sociales o humanísticas) para dilucidar cuáles son los problemas malditos constitutivos del pensamiento de diseño. Finalmente, esta concepción retoma un aspecto que a menudo se olvida: lo que muchos llaman “imposible” —en realidad— puede ser solo una limitación de la imaginación que, a su vez, puede superarse con un acabado pensamiento de diseño. Y no se trata de un pensamiento destinado a obtener una “solución rápida” y tecnológica del hardware, sino de una nueva integralidad entre los signos, las cosas, las acciones y los entornos que se ajustan a los sistemas de valores de los seres humanos y a sus necesidades reales en circunstancias determinadas.

 

Colección López-Travado

Imagen: Exposición en ISEM Business School. Fuente: Colección López-Trabado

 

Richard Buchanan finaliza con la afirmación de que «el arte neotérico del diseño puede desconcertar a quienes estén educados en las artes y las ciencias tradicionales. Precisamente, porque los expertos de este nuevo arte liberal son hombres y mujeres educados en la práctica y en el hacer, cuya disciplina de pensamiento se vuelve cada vez más accesible para todos en la vida diaria. Una disciplina del pensamiento de diseño generalizada  más que los productos específicos creados por la disciplina hoy— cambiará nuestra cultura no solo en sus manifestaciones externas, sino también en su carácter interno»(Buchanan, 2016, pp. 67-68).

 

 

Referencias
Buchanan, R. (2016). Los problemas malditos del pensamiento de diseño (M. Almeida & P. Marino, Trads.). If-Revista del Centro Metropolitano de diseño del Gobierno de la ciudad de  Buenos Aires, 11, 54-72.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *